Tigres, Campeones Cuba

 
  ciego-de-avila-campeon-15
 
 
CIEGO DE AVILA Cuba, (PL) Ciego de Ávila se coronó monarca del béisbol cubano por primera vez en la historia del club, tras vencer 4-3 a Industriales en 11 entradas, en el quinto partido de la gran final y concretar la definitiva cuarta victoria en la serie.
 
  Es una emoción tan grande que no tengo palabras para expresarla. Soy en este momento la persona más feliz del mundo, y todo gracias a estos jugadores, a estos titanes, que de una forma u otra pusieron su granito de arena para ganar el campeonato, declaró en exclusiva a Prensa Latina Roger Machado, manager de los nuevos campeones de Cuba.
 
A la 01:02 hora local todo el terruño avileño se estremeció cuando Ricardo Bordón disparó soberano hit pegado a la línea de cal de la pradera derecha y remolcó la carrera del gane, que otorgó el primer título nacional a los Tigres e hizo realidad el sueño de miles de fanáticos.
 
El desafío, escenificado en un repleto estadio José Ramón Cepero de esta ciudad, tuvo varios protagonistas y ningún villano. Se definió a base de puro talento por parte de los bateadores y los lanzadores de uno y otro equipo.
 
Ciego de Ávila marcó una carrera en el primer capítulo al ligar sencillo de Rusney Castillo con doblete impulsor de Yoelvis Fiss ante los envíos del abridor industrialista Antonio Romero.
 
Sin embargo, la ventaja duró solo minutos, pues Industriales tomó el mando de las acciones en el principio del segundo episodio, gracias a cuadrangular de dos carreras de Yoandri Urgellés, por mucho el mejor bateador de los visitantes en la jornada.
 
Ciego reaccionó en la parte baja del tercer inning, una vez más por la oportuna ofensiva de Fiss, quien sacudió doblete con bases llenas y envío dos compañeros para el plato, dejando el marcador 3-2 favorable a los Tigres.
 
A partir ese momento, el duelo de lanzadores entre Romero y el derecho local Yander Guevara tomó el rol protagónico y el partido avanzó sin muchas complicaciones, debido a la excelencia exhibida por ambos serpentineros.
 
Industriales sacó su casta en la séptima entrada y logró igualar el choque, tras fabricar una carrera impulsada con elevado de sacrificio del emergente Irakli Chirino. En esa anotación sobresalió una magistral jugada de corrido y bateo ejecutada a la perfección por el veterano de 37 años Carlos Tabares.
 
Así llegó el partido hasta el noveno inning, momento en el que explotó Romero al otorgarle boleto a Yorbis Borroto abriendo entrada. Su sustituto Julio Rayzán Montesino relevó con ciertas complicaciones, pero finalmente logró dar el cero tras dominar con las bases llenas a Rusney Castillo en elevado a segunda base, provocando el extrainning.
 
En el onceno episodio y tras sacar el primer out, el abridor avileño debió abandonar el encuentro tras llegar a 120 lanzamientos -cifra límite permitida en Cuba a un lanzador en un partido-.
 
Machado trajo al taponero Lázaro Santana, quien completó la entrada con ponche a Rudy Reyes e inofensivo rodado a segunda base de Alexander Malleta, tercero y cuarto maderos del equipo.
 
En el final de ese inning 11, Borroto recibió boleto y Lisdey Díaz se sacrificó en toque de bola, antes de la hora de Bordón, un jugador que nunca en su vida soñó con decidir un torneo de esta envergadura.
 
“Esto nunca lo soñé, ahora mismo soy el hombre más feliz del mundo porque le di el título a mi provincia, a mi familia, a los fans de Ciego de Ávila. Esa conexión cambió mi vida, estoy en las nubes”, manifestó emocionado a Prensa Latina el héroe del desafío.
 
El crédito del triunfo correspondió a Santana, mientras Montesino cargó con el revés.
 
De esta manera, Ciego de Ávila se convirtió en el séptimo equipo campeón de Cuba desde 1993, cuando implantaron el vigente sistema de competencias.
 
Además, el seleccionado de los Tigres rompió la hegemonía de los equipos occidentales que habían ganado los últimos tres campeonatos (Habana-2009, Industriales-2010, Pinar del Río-2011).
 
Industriales vendió cara la derrota como equipo grande al fin, el más laureado del béisbol cubano con 12 cetros nacionales.
 
“Hicimos hasta lo imposible, simplemente no pudimos ganar. Estoy orgulloso de estos jugadores, demostraron una hidalguía increíble. La derrota siempre es amarga, pero me voy satisfecho”, dijo Lázaro Vargas, mentor industrialista.
 
Hoy Ciego de Ávila no dormirá. Los festejos serán eternos y este triunfo se recordará por años. Los Tigres son ahora los reyes del béisbol cubano y por ende de la selva.
 
Resultado: 
 
Estadio José Ramón Cepero, Ciego de Ávila.
 
123 456 789 10 11 C H E.
 
-Industriales 020 000 100 0 0 3 7 1.
 
-Ciego de Ávila 102 000 000 0 1 4 8 1.
 
Ganó: Lázaro Santana.
 
Perdió: Julio R. Montesino.
 
Hr: Yoandri Urgellés.
 
ocs/ycv
 
   
  
Por Yasiel Cancio Vilar
 

 
 
 
 
 
CREDITOS DE LA FOTOGRAFIA
 
 
Ricardo Bordón decidió el campeonato con doble al derecho. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate


ciego-de-avila-campeon-17

Déjanos tu comentario