Rangers apostaron a Michael DeLeón

deleon_z7g86tuo_8kk1uvlo

En junio de 2013, los Vigilantes de Texas hicieron una apuesta sumamente arriesgada al firmar a un cuarteto de adolescentes dominicanos entre los que se encontraba Michael De León.

Al momento de producirse la estampa de los cuatro prospectos, De León no era la cara más visible del grupo. Su bono, con valor de 550,000 dólares norteamericanos era el más bajo de todos.

La distinción como el más prometedor del grupo sin dudas recaía en el lanzador derecho Marcos Diplán, o en su defecto el poderoso jardinero derecho José Almonte. Aun si fuera el caso, Yeison Irizarry, campocorto al igual que De León, estaba más cotizado que el joven protagonista de esta historia, de manera que ni siquiera fue el que más llamó la atención en su posición.

No obstante, Diplán se pasó todo el 2014 jugando en la Liga de Verano de República Dominicana, mientras que Almonte e Yrizarry jugaron a nivel de la Liga de Novatos de Arizona en tanto Michael De León hilvanaba su camino a enfrentar a jugadores de mucho mayor edad.

El novel bateador ambidextro bateó .244 con 13 extrabases en 85 partidos de la Liga del Sur del Atlántico de Clase A Media con los Hickory Crawdads de Carolina del Norte, previo a dar el salto a la Clase A Avanzada, donde jugó 7 partidos con los Pelícanos de Myrtle Beach e incluso disputar un partido a nivel Doble A con el Frisco RoughRiders, en un conjunto donde la inmensa mayoría de sus miembros nacieron en la década de los 80s. De León nació en enero de 1997.

“Estamos extremadamente felices con la temporada que ha tenido De León”, expresó Mike Daly, director en jefe de operaciones de Ligas Menores de los Vigilantes de Texas y quién fungía como jefe de cazatalentos cuando Michael firmó con la organización. “Si tuviera que describir (a De León) en una palabra, sería ‘Oportuno’, porque en medio de la temporada no queríamos presionarlo a jugar un calendario completo. Pensamos que se ganaría su promoción a Spokane -Liga del Noroeste-, pero las oportunidades fueron abriéndose y le damos todo el crédito por sacar todo el provecho de ellas” dijo Daly.

El ejecutivo ponderó las grandes posibilidades de crecimiento de Michael De León al compararle con Rougned Odor y Jurickson Profar quiénes a los 17 años no habían jugado un calendario tan prolongado.

De León nació en Los Frailes, sector de Santo Domingo Este, al borde de la autopista Las Américas donde aprendió a jugar en campos de precarias condiciones. Es el menor de cinco hijos, y único de sexo masculino. Aprendió a jugar béisbol desde que pudo sostener una pelota.

El mozalbete fue entrenado por Valentín Moreno en La Malena, comunidad próxima a San Pedro de Macorís. Ya a los 12 años llamó la atención de diferentes escuchas incluyendo a Danilo Troncoso de los Vigilantes de Texas.

“Comencé a jugar a los 4 años y recuerdo que siempre que pedía un regalo era algo relacionado al béisbol” dijo De León quién creció viendo y admirando a José Reyes en su etapa como jugador de los Mets de Nueva York.

Por Ashley Marshall
MiLB.com

Déjanos tu comentario