Mariano Duncan recupera anillos de Serie Mundial robados

Mariano


NUEVA YORK.- El pelotero dominicano, exsuperestrella de los Yankees de Nueva York, Mariano Duncan, de cuyo carro le robaron en Miami el año pasado, su anillo de la Serie Mundial de 1996, recuperó la joya tallada en oro y diamantes y que iba a ser vendida en abril de este año en una subasta en New Jersey.

Duncan relató al tabloide NY Daily News que cuando le robaron la prenda en octubre del 2014, mientras estaba almorzando en un restaurante de Miami, “fue como si me hubieran arrancado una parte de mí”. Fue la tercera vez que le robaron un anillo de Serie Mundial y Serie Divisional, las tres joyas ganadas con Cincinnati, los Filis y los Yankees.

El exjugador, que actualmente se desempeña como entrenador de bateo del equipo Daytona (filial de los Cachorros de Chicago) y nativo de San Pedro de Macorís en la República Dominicana, dijo que un días después del robo, el 23 de octubre del 2014, llamó a la policía de Miami, pero la joya nunca se recuperó.

Los atracadores escalaron su vehículo y además del apreciado anillo, le hurtaron otras pertenencias valiosas. Duncan expuso que todos los peloteros quieren tener el anillo, desde el sueño de niños en llegar a las Grandes Ligas, hasta después de estar en el gran espectáculo.

Participó en tres series mundiales, dos con los Yankees y una con Filadelfia y jugó 12 temporadas en las Grandes Ligas.

“Todos los jugadores de Grandes Ligas sueña con jugar en la Serie Mundial, por lo que para mí jugar en tres fue muy grande”, dijo Duncan, el menor de una familia de 12 hijos.

En 1990 consiguió otro anillo con los Rojos de Cincinnati y el 1993 con los Filis cuando ganaron el banderín de la Liga Nacional de 1993.

Duncan pensó que nunca volvería a ver sus anillos de nuevo. Pero un amigo se enteró de que su anillo de los Yankees había sido ofertado en venta por la subastadora de memorabilias del béisbol Robert Edward una compañía con sede en Nueva Jersey.

Rob Lifson, el presidente de la subastadora le dijo al Daily News que él envió el anillo de los Yankees de Duncan el miércoles de esta semana a Arizona, donde Duncan está trabajando como técnico en el estadio de entrenamiento de primavera de los Cachorros de Chicago.

Dos joyeros de La Florida que participan en las ventas recientes de los anillos de los Filis y los Rojos, dijeron que están haciendo los arreglos para que los anillos vuelvan también a manos de Duncan.

Duncan, sin embargo, dice que no va a permitir que esto continúe incluso después de que él consiga sus anillos. Señaló que pedirá a los funcionarios de seguridad de las Grandes Ligas investigar el crimen. Quiere saber cómo su anillo de 1996 terminó en una subasta en New Jersey.

“Esos anillos significan mucho para mí”, dice Duncan. “Tienen mucho valor sentimental para mí.”

Duncan firmó con los Yankees en diciembre de 1995 y jugó un papel muy importante ya que el club ganó su primera Serie Mundial desde 1978. Bateó para .340 con ocho jonrones en 109 juegos, pero sus contribuciones esa temporada trascendieron las estadísticas.

El entonces manager de los Yankees, Joe Torre, le pidió al infielder, trabajar con Derek Jeter, quien comenzaba su brillante carrera, terminó llevando a los Yankees a cuatro títulos de Serie Mundial en los próximos cinco años.

Duncan también acuñó el lema de los Yankees para esa temporada: “Jugamos hoy. Ganamos hoy. Das ella. ”

Para Duncan, el robo en su automóvil en octubre representa un momento de “déjà vu”. Los mismos anillos fueron robados de su coche mientras él se movía hace 14 años. Abogó por el regreso de los anillos y luego se refirió a los atracos en una entrevista con un reportero de televisión de Miami. Recibió una llamada de la policía al día siguiente en la que le decían que alguien había colocado los anillos en un sobre y los devolvieron. “Tuve suerte”, dijo Duncan.

Duncan, ahora coach de bateo con afiliados de ligas menores de los Cachorros de Daytona, quería visitar la República Dominicana con su familia después que la temporada del 2014 concluyó. Necesitaba un pasaporte para su hija pequeña, alquiló un carro y se fue a Miami, donde él podría conseguir un pasaporte para su bebé en aproximadamente 48 horas.

Metió los anillos y sus propios documentos de viaje, dice, porque planeaba volar a su país natal desde Miami. Duncan pensó que nunca volvería a ver los anillos de nuevo.

Pero consiguió un golpe de suerte, él y Scotty Lifson tienen un amigo en común, que es comerciante de recuerdos deportivos de la casa Scott Goodman. Durante una conversación acerca de la próxima subasta de primavera de REA, Lifson mencionó que un revendedor de Long Island había consignado anillo de Duncan 1996 al REA. Goodman le dijo que él era amigo de Duncan, y el anillo había sido robado varios meses antes.

“Si no fuera por Scotty, nunca habría descubierto lo que pasó con mis anillos”, dice Duncan.

El coleccionista de Long Island, que pidió el anonimato, dijo que ofreció rápidamente devolver el anillo, que él había enviado a REA para la subasta programada para abril. Lifson dice que el anillo podría haberse vendido por hasta $ 50.000, pero el revendedor le dijo que regresara la joya a Duncan.

“Lo último que quiero es un anillo robado”, dijo el coleccionista. “Mi reputación vale más que el anillo”.

Duncan dijo que ha aprendido una lección importante, va a guardar sus anillos en una caja de seguridad de un banco.

“El próximo año es el 20 aniversario de la Serie Mundial de 1996”, recordó Duncan.. “Voy a llevar mi anillo cuando voy a la reunión”, concluyó.

Por Miguel Cruz Tejada
Nacionadeportica.com

Déjanos tu comentario