La Guerra en el Quisqueya

dehomeaprimera 20120202
Santo Domingo, RD. Viernes 3 de Febrero.
Amigos aficionados estamos escribiendo estas líneas desde “El Palco de Prensa Claro” en el Estadio Quisqueya de la capital dominicana.

Hoy fue un día muy movido, en que los peloteros aztecas fueron a comer a algunos de los restaurantes de reputación que esta hermosa ciudad tiene que ofrecer, degustando manjares del mar, finos cortes y por supuesto platillos típicos de la región.

También otros se mantuvieron en el lobby del hotel relajándose en la piscina, mientras algunos visitaron el lujoso SPA del Hilton Santo Domingo, hotel sede del seleccionado tricolor. 
 
En punto de las 4 de la tarde partió el transporte de la novena Yaqui con miras a iniciar esta nueva aventura 2012; el manejador Eddie Díaz dio el grito de salida y a ritmo del cantante “OMEGA” es que se dio inicio al trajín vehicular, abriendo el paso del transporte tuvieron la asistencia de la Policía Local, gracias a esto es que en 30 minutos se dio la llegada, ya que créame usted ávido lector en esta ciudad se vive un permanente caos vial que hace los traslados un viacrucis, aquí la forma de manejar se basa en “La Ley del más aventado”, el Distrito Federal mexicano es un paraíso vehicular si los comparamos.
 
Previo al inicio del partido la escuadra mexicana realizó una práctica de bateo en las cajas internas. Esta práctica fue una constante en Mayagüez 2011, el récord en días de práctica fue de 4-0; mientras que en los juegos sin práctica 0-2. Paso a paso hemos visto constantes que funcionaron hace 12 meses, esas son las dichosas cábalas, algo muy común en el mundo beisbolero. 
 
En el primer partido del día, el equipo boricua venció al venezolano, recordemos que esta misma novena se quedó cerca del cetro en la pasada justa, son de peligro, desean salir de esa sequía campeonil y por su lado los bolivarianos están en la mira de México, ya que los nuestros están buscando empatar sus sietes coronas caribeñas.
 
Después se dio paso a la ceremonia de inauguración, que después de los protocolarios himnos nacionales, el terreno prendió fuego con la candela del canto de Aidita Selman acompañada de los bailables dinámicos y poderosos de esta tierra los cuales hicieron que el momento fuera inolvidable; los presentes mostraron asombro por la magia que se mostró en el diamante, excelso inicio a esta gran fiesta del Caribe. 
 
Eddie Díaz arribó al estadio con dos lineups; uno a ser utilizado si el lanzador era zurdo y otro por si el lanzapiedras era derecho; obvio que utilizó el segundo. Vimos con grata impresión la mezcla de talentos, con jugadores atléticos, otros de contacto y algunos con poder en las muñecas. Siempre se dijo en esta Serie hay que jugar buena defensa, beisbol pequeño, lanzar con autoridad y practicar el buen sentido común, los errores mentales deben quedar fuera. 
 
Dos de los ídolos de la fanaticada escogidista son sin duda alguna Pablo Ozuna y Mauro Gómez, ambos llegaron a esta campaña, Ozuna en préstamo del Licey y Gómez en cambio por parte del Este. Ellos cargan en forma importante la famosa “Tabla Escarlata”. Y un tercero que prende a la raza es Wilkin Castillo, un joseador nato.
 
Los primeros en tomar el campo fueron los Leones del Escogido liderados por los lanzamientos de Kris Johnson, un zurdo que tiraba más mentiras que Pinocho, su sinodal en el montículo fue el veracruzano grandesligas Luis Alonso Mendoza.

El score final fue a favor de República Dominicana por la mínima diferencia, fue un partido donde los brakes no le dieron a los nuestros, la inmensidad del estadio afectó en par de batazos, el ampayeo y la zona de strike estuvo muy pandeada para el lado de los locales.

El protagonista del partido era hasta ese momento el buen pitcheo, el bateo estaba brillando por su ausencia. Esperemos que haya existido reacción tardía por parte de nuestros YAQU

Por Jaime Ariel Alvarez
yaquis.com.mx

Déjanos tu comentario