Enfrentan a Ubaldo

ujimenez90

Los Rockies de Colorado han hablado a menudo en los entrenamientos primaverales sobre cambiar la cultura en el clubhouse, y parte de esa ecuación comenzó con la firma de Michael Cuddyer, con fama de ser un tipo afable.
 
Pero ahora parece que el movimiento comenzó, a la vista de algunos, el pasado 30 de julio, cuando el club envió a los Indios de Cleveland al ex as Ubaldo Jiménez.
 
Una guerra de palabras se ha desarrollado entre Jiménez, el estelar torpedero Troy Tulowitzki y Carlos González, y la aparente raíz de las grietas no son sorpresas: dinero, celos y diferentes puntos de vista del pasado.
 
Jiménez dijo la semana pasada que lanzar para los Indios, “es como estar en el cielo para mí”, y agregó que estaba feliz de que los Rockies lo cambiaran.
 
“Era duro estar con los Rockies. Pasé muchas cosas que la gente de fuera de la organización no saben. Pero yo y las personas de la oficina (de Colorado) saben”, le dijo Jiménez al diario The Plain Dealer de Cleveland, en el campamento del equipo, en Goodyear, Florida.
 
“Funcionó para ambos. Ellos (los Rockies) están felices y yo estoy feliz”, dijo el derecho, al agregar que los problemas con el equipo comenzaron en sus días en las menores. “Siempre fue difícil lidiar con ellos. “Estoy feliz aquí. No tengo nada en mi mente. No tengo nada de qué preocuparme más que salir a lanzar. Cuando no tienes nada de qué preocuparte por cosas que pasan fuera del terreno, es más fácil lanzar”. 
 
La reacción
 
Las palabras de Jiménez se esparcieron por el desierto de Arizona y llegaron hasta el Salt River Field, base de los Rockies, donde Tulowitzki y González estuvieron más que disponibles para contestar a su ex compañero.
 
Tulo y CarGo le dijeron a Scott Miller, de CBS Sports, que la crisis con Jiménez comenzó desde el Día Inaugural de 2011 y que se creó un entorno ácido.
 
González insistió en que la amargura de Jiménez tuvo su origen en el contrato que firmó. En enero de 2009, Jiménez pactó por US$10 millones y cuatro años y al año siguiente tuvo foja de 19-8.
 
Los Rockies le hicieron una extensión a Tulowitzki de 10 años y US$157,7 millones previo a la campaña 2011 y a González una de siete años y US$80 millones. 
 
De acuerdo con varias fuentes de los Rockies consultadas por CBS Sports, a Jiménez no le cayó bien que a él no le hicieran una extensión, un año después de haberse comprometido por cuatro campañas.
 
“El problema fue que todos tuvimos buenas temporadas (en 2010). Tulo logró una extensión, yo logré una y él (Jiménez) no, porque estaba bajo contrato”, dijo González. “Él firmó un contrato más temprano que yo y que Tulo. Algunas veces se toman decisiones que luego te afectan. Tienes que entender que nadie te fuerza a hacer algo en este juego. Toda decisión que tomas estará allí por el resto de tu vida”. 
 
“Una vez que toma una decisión contractual siempre estará allí. Como jugadores, simplemente necesitamos ser inteligentes sobre eso”, dijo.
 
Tulo fue directo
 
“No me gustan las personas que hablan mal del otro. Pero es difícil escuchar este tipo de cosas”, dijo Tulo. “Hay ciertos puntos en este juego donde tú vas a jugar y cierra tu boca. Y no te metes en lo que otros están haciendo”.
 
Después de una marca de 19-8 y 2.88 de efectividad, a pesar de llamar casa al Coors Field, Jiménez tuvo 6-9 y 4.42 de efectividad cuando los Rockies lo cambiaron y solo puso marca de 4-4 y 5.10 de efectividad con los Indios.
 
“Uno trata de obtener una reacción de un compañero y no la recibes. Entonces las personas preguntan por él”, dijo Tulo sobre Jiménez. “Tratamos de preguntarle y no obtuvimos nada”.
 
González dijo que se topó con Jiménez en una cena en Scottsdale y que se alegró de verse con su ex compañero. “Jugamos béisbol desde que tenía un año, porque me gustaba. No juego por contratos”.
 
USA Today, The Plain Dealer y CBS Sports

Déjanos tu comentario