CÉSAR VALDEZ, DOMADOR DE ÁGUILAS, GUÍA LOS GIGANTES EN INICIO DE LA FINAL

Por DiMaggio Abreu

El astro azul César Valdez cumplió su cometido como gran domador de Águilas y con 5.0 entradas encabezó un efectivo pitcheo de los Gigantes del Cibao, que se impusieron cinco carreras por una en el inicio de la primera Serie Final del béisbol invernal dominicano entre equipos allende La Cumbre, partido que se disputó en el estadio Julián Javier de San Francisco de Macorís, casa de los ganadores.

Maestro en el dominio de lanzamientos rompientes, Valdez recibió el crédito de la victoria al ponchar tres rivales, regaló un boleto y aisló dos hits.

Permitió la única carrera rival, por jonrón del receptor Francisco Peña con un out en el tercero, luego de que el diestro retirara los siete primeros bateadores que enfrentó de las Águilas Cibaeñas, en la apertura de la serie definitiva del especial torneo 2020-21, don José Manuel Fernández, In Memoriam, recortada a 30 partidos de ronda regular y dos semifinales, por la pandemia del coronavirus.

La única otra dificultad que enfrentó el diestro de 35 años fue en el quinto acto, luego de dos outs. Luis Valenzuela disparó un rodado fuerte que se abrió a zona foul después que paso de la primera base, para anotarse un triple. Cedió boleto a Francisco Peña, pero dominó a Luis Liberato con elevado al jardín derecho.

Mientras, los Gigantes lo apoyaron con dos carreras en la primera entrada, una en la segunda y otra en la cuarta para que César dejara el partido con ventaja 4-1. La fue preservada por Yerry De los Santos, Miguel del Pozo,Ryan Kussmaul y José “Jumbo” Díaz con 1.0 episodio cada uno. Combinaron juego de cuatro hits, seis ponchados, dos bases por bolas.

Crédito a la ofensiva

Concluido el partido y entrevistado para la transmisión de los Gigantes, Valdez dio crédito a la ofensiva por el respaldo en carreras en las primeras cuatro entradas.

También se refirió al dominio que por años ha tenido ante las Águilas y la motivación que produce al enfrentar en un equipo tan competidor como el que tiene sede en Santiago.

“Las Águilas tienen una tremenda alineación,  son buenos jugadores y cuando le ganas a un grande tu ánimo se siente mucho mejor: mi respeto para el equipo de las Águilas”, le dijo Valdez a la entrevistadora Natacha Peña.

Expresó que a veces hace señas al dogout del conjunto contrario, pero que la gente no se da cuenta lo que les vocean desde allí, “y por eso son mis acciones en los juegos contra las Águilas”.

Sobre la importancia de su actuación para ayudar a los Gigantes, cuyo triunfo le da otro matiz en el arranque de la final, Valdez explicó: “Y soy un profesional y de esto vivo, del béisbol; cuando yo salgo ahí, no importa con el equipo que sea y la chaqueta que lleve encima, voy a dar lo mejor de mí para ayudar siempre en lo que pueda, aportar mi granito de arena; hoy se dio la oportunidad y ahí están los frutos; esperamos que sigamos jugando un buen béisbol”.

Lisalverto 4.0 entradas

Otro lanzador, Lisalverto Bonilla, fue la segunda representación del Licey en este primer partido, en el que ofreció un gran respiro al bullpen de las Águilas, a  las que evitó utilizar mayor cantidad de lanzadores en una causa perdida, después que su abridor y derrotado, Joe van Meter, solo dio 1.2 innings de labor.

Bonilla completó 4.0 episodios a partir del tercero, ponchó cinco, aisló tres hits, golpéo uno y le anotaron una carrera merecida.

Los Gigantes dieron a Valdez dos vueltas de ventaja en el cierre del acto inicial por doble de Ronald Guzmán, sencillo de Kelvin Gutiérrez, imparable de Juan Francisco que remolcó a Guzmán desde tercera, Moisés Sierre recibió boleto para llenar los sacos y Peter O’Brien impulsó la segunda con elevado de sacrificio al prado izquierdo.

Incogibles de José Sirí, Guzmán y Gutiérrez produjeron la tercera en el segundo. Doble de Guzmán y sencillo impulsor por Gutiérrez pusieron el choque 4-1 en el cuarto. Abiatal Avelino remolcó la quinta en el octavo.

La final al mejor en siete juegos tendrá su segundo partido este martes en el estadio Cibao de Santiago a partir de las 7:05 de la noche.

TRISTEZA EN EL LICEY POR la PARTIDA DEL “GRAN CAPITÁN” PEDRO GONZÁLEZ

Por DiMaggio Abreu

SANTO DOMINGO.- La Junta Directiva del Club Atlético Licey se mostró apesadumbrada por el fallecimiento este domingo del llamado “Gran Capitán Azul”, Pedro González, considerado el más grande defensor de la segunda base en la historia de la franquicia y para muchos de la pelota profesional invernal dominicana.

Al expresar su tristeza por la partida de unos de los grandes símbolos del conjunto azul a partir de la etapa que arrancó en 1951, la directiva a nombre de todo el equipo y su personal expresó sus condolencias a la familia de González, que por años se vio afectado en su salud, al punto de sufrir la amputación de una pierna por sus problemas de diabetes.

En particular, el presidente del club, doctor Domingo Pichardo Peña, dijo sentirse muy apenado y triste por el fallecimiento de don Pedro González, de quien dijo, hizo grandes contribuciones para que el Licey fuera un equipo competitivo en la época en que lo presidió su padre, el ingeniero Domingo Ernesto “Monchín” Pichardo.

González es dueño de una de las hazañas sagradas de la pelota invernal, de esas que parecen difíciles de igualar e imposibles de superar, el de disparar tres triples en un partido. Fue el 16 de diciembre de 1960, en una paliza 10-4 sobre las Águilas, en lo que luego hoy es el estadio Quisqueya Juan Marichal.

El “Gran Capitán Azul” ofreció diez de sus trece años en la pelota invernal a los Tigres, al que aportó una defensa fuera de serie combinada con grandes aportes ofensivos y con su velocidad, al punto de ser considerado por una legión de fanáticos como el mejor segunda base de siempre de la pelota dominicana.

González figura entre los líderes ofensivos de todos los tiempos del Licey en los diferentes renglones, así como de juegos jugados y turnos agotados, entre su debut en la LIDOM en la temporada 1957-58 hasta 1969-70, luego de la cual pasó a las Estrellas Orientales, donde jugó dos años y en su última con el Escogido

Es sexto en juegos jugados con el Licey (505), cuarto en turnos (2019) y en hits conectado (542), octavo en dobles (69), segundo en triples (25), noveno en jonrones (20), séptimo en carreras impulsadas (177), quinto en anotadas (258) y en bases robadas (59).

Pedro González fue el primer criollo firmado por los Yankees de Nueva York  y jugó para esa organización y los Indios de Cleveland entre 1963 y 1967.

Con el Licey bateó sobre los .300 en tres temporadas; hizo lo propio en las dos que disputó con las Estrellas Orientales y finalizó con el Escogido en media campaña.

En 644 juegos en la liga, agotó 2519 turnos, bateó 684 imparables, para promedio de .272. Anotó 320 carreras, remolcó 213, con 86 dobles, 27 triples, 22 jonrones y se estafó 73 almohadillas. (Composición totográfica: Un joven Pedro González (derecha) y durante un homenaje que le rindió el Licey, acompañado del directivo Miguel Ángel Fernández (izquierda) y el entonces capitán Ronnie Belliard.

González nació en el Ingenio Angelina de San Pedro de Macorís el 12 de diciembre de 1937.

LICEY Y FAMILIA PICHARDO SE SIENTEN MUY TRISTES POR MUERTE TOM LASORDA

Por DiMaggio Abreu

SANTO DOMINGO (Licey.com).- La familia de los Tigres del Licey y la familia Pichardo se sienten muy tristes por la noticia del fallecimiento de Tom Lasorda. Así reaccionó el presidente del glorioso conjunto del béisbol invernal dominicano, doctor Domingo E. Pichardo Peña, al referirse al deceso este viernes 8 de enero de quien fuera uno de los más recordados dirigentes de la franquicia.

“Es una noticia muy triste tanto para el Licey como para mí como persona, ya que fue muy querido por mi padre, un gran amigo”, exclamó el jerarca del Club Atlético Licey en referencia a la gran relación que forjaron el Salón de la Fama de Cooperstown y el legendario presidente de los Tigres, ingeniero Domingo Ernesto “Monchín” Pichardo.

“Lasorda fue una persona muy querida por mi padre, un gran amigo, que manejaron una larga amistad hasta que mi padre falleció y aún después de eso me seguía distinguiendo con su cariño y con su recuerdo. Es una noticia muy lamentable”, expresó apesadumbrado el doctor Pichardo Peña.

Por la estrecha relación de colaboración que tuvo el conjunto azul dominicano con la Dodgers de Los Ángeles, su directiva extendió su pesar a la organización del actual equipo campeón de las Grandes Ligas, a la familia de Lasorda, así como a Rafael Ávila, antiguo director de la Academia Las Palmas, con quien el fenecido manager forjó una relación de hermanos.

Antes de convertirse en una leyenda de los Dodgers, Tommy Lasorda dirigió al Licey durante cuatro temporadas (1972-73, 1973-74, 1974-75 (terminó Manny Mota) y 1975-76). Se coronó campeón en las dos primeras de esas campañas y una Serie del Caribe. Antes dirigió al Escogido en la estación 1970-71.

A partir de entonces, durante las dos décadas en las que dirigió los Dodgers, Tommy fue un continuo visitante de la República Dominicana, en especial a sus amigos en el Licey, el ingeniero “Monchín” Pichardo y el señor Ávila.

En varios de sus visitas, el Licey lo distinguió con homenajes, incluidos lanzamientos de honor ante de partidos importantes y siempre fue buen muy bien recibido en sus oficinas y por el equipo, aunque en esos momentos no existieran relaciones de colaboración estrecha con los Dodgers, como fue en aquellos tiempos. (Foto: Tommy Lasorda (al centro) en uniforme del Licey).

RONNIE BELLIARD EN EL PABELLÓN DE LA FAMA: SIEMPRE SERÉ SU ETERNO CAPITÁN AZUL

Por DiMaggio Abreu

SANTO DOMINGO.- El penúltimo de los grandes capitanes que han comandado los Tigres del Licey, tiene un nicho en el lugar que le corresponde en su majestuoso paso por la historia del béisbol invernal: en el Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano.

Ronnie Belliard fue exaltado a la inmortalidad deportiva en un inédito ceremonial virtual, obligado por la pandemia de coronavirus, el número 54 ininterrumpido desde 1967, al que su Comité Permanente se vio compelido a realizar, con una hora por separado entre cada uno de los nueve inmortalizados en clase de 2020. Fue el viernes 27 de noviembre, el correspondiente a 2020.

En su elevación al podio de los inmortales, el primer gran capitán del Siglo XXI (en el pasado fue Pedro González y el presente Emilio Bonifacio), Ronnie se tornó pródigo en agradecimientos a progenitores, familiares, allegados, pero de manera especial con el equipo de sus colores en la pelota criolla y sus seguidores, a los que apeló con una frase lapidaria: “Y recuerden, que yo siempre seré su eterno capitán azul”

“Profundamente agradecido de los Tigres del Licey: mi corazón era azul desde antes de jugar con el equipo azul”, leyó desde el podio, ataviado con la ancha cinta verde que identifica al ceremonial, cayendo en sus pectorales desde su cuello y la medalla alusiva colgada en el centro.

“Mi carrera, mi sudor y mi corazón se los dediqué a los Tigres del Licey; gracias a todas las gerencias que pasaron durante toda mi carrera en mi eterno equipo azul” y mencionó a Fernando Ravelo”, para luego incluir a la por muchos años encargadas de relaciones públicas del conjunto, Elvira Trinidad, “a la Familia Busto y un sinnúmero de personas más”.

“Estoy eternamente agradecido de la fanaticada de Ronnie Belliard, por apoyarme en las buenas y en las malas; y a muchos más, la fanaticada azul, porque es la más exigente, pero la mejor de la República Dominicana”, sentenció.

No podía faltar en sus palabras el aprecio al staff del Pabellón de la Fama con su actual presidente a la cabeza, el doctor Dionisio Guzmán.

“Agradezco a todos los periodistas y cronistas deportivos por valorar siempre mi trabajo”, dejó para quienes fue uno de los mimados en la pelota invernal y a los que respondió y aún responde de manera abierta.

Y de retorno a los  elevados a la inmortalidad, planteó que es un gran honor estar al lado de su padre y de todas esas grandes leyendas exaltadas al Pabellón de la Fama, con los que espera ser un ejemplo de vida.

“Y recuerden, que yo siempre seré su eterno capitán azul”, cerró su capítulo referente al conjunto con el que contribuyó a la conquista de cinco coronas de las 22 logradas por el Licey desde 1951, el máximo ganador del circuito.

Sus padres y la familia

Belliard comenzó su discurso recordando que nació en Nueva York, pero “criado” en el Ensanche La Fe y el barrio Cristo Rey, ambos sectores de Santo Domingo.

“Le doy las gracias a mi bella madre, doña Milagros del Orbe, por haberse esforzado tanto para que yo llegara hasta donde llegué: estoy muy agradecido de ti, mami”, dijo a su progenitora, sin quizás, ofrendándole gran parte del valor por haber servido durante 13 años en seis equipos de Grandes Ligas, hasta 2011.

“Agradecido de mi padre, don Diógenes Belliard”, dijo al papá, quien fungió como edecán y con el que comparte nicho en el Pabellón de la Fama, exaltado en 2005 por haber sido una estrella del béisbol amateur, lo mismo en softbol. Con ambas disciplinas conformó la selección nacional.

“Siempre quise ser como tú; por eso me ponía tu uniforme con tan solo diez años”, continuó hablando de su padre, a quien terminó agradeciendo por “todos los consejos que me diste y que no has dejado de darme”.

Entregó créditos a su esposa Eridania Belliard por haberlo apoyado en toda su carrera, “por ser mi columna principal y por haber estado en las buenas y en las malas”. “También orgulloso de mis cuatro hijos: Rachel, Ronnie, Milenia, Mathews, ustedes han sido los que me dieron las fuerzas y la motivación para yo seguir adelante”, les dijo.

Siguió con sus hermanos por el apoyo incondicional que asegura, le dieron: Junior, Geovanny, Belliardsito, Julio César y María.

“Estoy muy agradecido de José Miguel Bonetti, padre, porque en el play de La Manicera fue en donde encontré mi pasión y el amor por el béisbol”, continuó. Por igual, a todas las ligas (Payero, Heredia, Veras y Mercedes), donde se fue desarrollando como pelotero.

No pasó por alto agradecer a la organización Cerveceros de Milwaukee, por haberlo escogido en el draft de Estados Unidos y darle la oportunidad de jugar en las Grandes Ligas del béisbol, donde también lo hizo para los Rockies de Colorado, Indios de Cleveland, Cardenales de San Luis, Nacionales de Washington y Dodgers de Los Ángeles.

También se expresó “profundamente agradecido” de los coaches que les aportaron “su granito de arena”, como José Nova, Carlos Ochoa, el Salón de la Fama de Cooperstown, el panameño Rod Carew y a un sinnúmero de ellos, “que fueron muchos”, ño mismo que a los trainers, doctores, clubies (manejadores de club house) y compañeros de equipo.

Con Belliard fueron exaltados en el ceremonial de 2020 como propulsores, el empresario don José León Asencio y Rolando Miranda; los también beisbolistas Mendy López y Aramis Ramírez (que compartió breves momento con Ronnie en el Licey); los baloncestistas Soterio Ramírez y Víctor Chacón; la tenimesista Blanca Iris Alejo; el boxeador Manuel de Jesús “el Olímpico” Herrera; y el velocista (atletismo) Carlos Joelín Santa.

 

LANZADOR ADONIS MEDINA GANA GUANTE DE ORO EN LOS DOMINICANOS PRIMERO

SANTO DOMINGO.- El novato lanzador de los Tigres del Licey Adonis Medina logró el galardón Guante de Oro de su posición, el cual otorga los Premios Los Dominicanos Primero “Cuqui Córdova”, para el béisbol invernal dominicano 2020-2021, don José Manuel Fernández, In Memoriam.

El detalle está contenido en un despacho de prensa, el martes 5 de enero, de V ENERGY, filial de Total República Dominicana, empresa que patrocina los referidos premios fundados en 1970 por el historiador deportivo, fallecido en 2020, Emilio Nicolás Córdova y que cada año premia a los peloteros dominicanos y al dirigente más destacado de la pelota profesional autóctona.

Medina, 24 años, nativo de Santo Domingo, debutó en las Grandes Ligas en la recortada temporada 2020, hizo lo propio con el Licey este 2020-21. Registró cinco salidas, dos como abridor, lanzó 11.0 episodios y recibió el galardón por su labor defensiva.

La adjudicación por posición de los Guantes de Oro fue como sigue: receptor, Francisco Peña, Águilas Cibaeñas; primera base, Ronaldo Guzmán, Gigantes del Cibao; segunda base, Gustavo Núñez, Estrellas Orientales; tercera base, Joe Dunnand, Leones del Escogido; torpedero, Jeremy Peña, EO; jardín izquierdo, Junior Lake, EO; prado central, José Sirí, GC; bosque derecho, Sócrates Brito, EO.

Un jugado conformado por periodistas y comentaristas, así como los dirigentes Félix Fermín (AC), Luis Urueta (GC) y Lino Rivera (Toros del Este), tuvo a cargo la elección. Los comunicadores fueron, Roosevelt Comarazamy, Héctor J. Cruz, Mario Emilio Guerrero, Carlos José Lugo, Tony Piña, José Antonio Mena, Américo Celado, Kevin Cabral, Rolando Guante, Junior Matrillé y Víctor Báez.

Esta temporada los Premios Total Los Dominicanos Primero “Cuqui Córdova” recayeron en Ronald Guzmán y el relevista Fernando Abad (cerrador de los Toros) como Jugador y Lanzador Más Valiosos, respectivamente. Jeremy Peña fue escogido como Novato y Félix Fermín, Dirigente del Año.

El galardón de Mejor Lanzador correspondió a Jenrry Mejía, de los Toros; el premio al Mejor Bateador fue para Yamaico Navarro, primera base del mismo equipo, quien automáticamente se alzó con el trofeo al coronarse campeón de bateo.

El reconocimiento al Veterano del Año, que distingue al jugador de mejor actuación con 10 o más temporadas de experiencia en la liga, también recayó en Navarro.

Como Pelotero Antiguo, galardón que rinde homenaje a un beisbolista retirado, los organizadores de la actividad seleccionaron a Domingo Michel, único jugador en ganar la Triple Corona de Bateo en la historia del circuito criollo, jugando para los Tigres del Licey, quien recibirá un premio en metálico.

Recibieron mención de honor por parte de los periodistas por su sobresaliente labor durante la serie regular los jugadores Melky Cabrera y Neftalí Feliz, de las Águilas; Carlos Peguero y Juan Francisco, de los Gigantes; y Joe Dunand, del Escogido.

Este año los premios están dedicados al Inmortal de Cooperstown y del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, Vladimir Guerrero, en reconocimiento a su extraordinaria carrera en el béisbol de las Grandes Ligas; y en la pelota invernal criolla, tanto con el Licey como con las Estrellas. (foto/Víctor Calvo: Adonis Medina lanzando contra las Estrellas el 18 de diciembre 2020).

CÉSAR VALDEZ Y ERVIN SANTANA SIN DECISIÓN EN DUELO DE TIGRES

Por DiMaggio Abreu

SANTO DOMINGO.- Con 5.0 entradas de cuatro hits cada uno, César Valdez llevó la mejor parte ante Ervin Santana -quien retiró los últimos 10 bateadores que enfrentó-, en un duelo entre lanzadores del Licey en la semifinal ‘A’ que disputan Gigantes del Cibao y Estrellas Orientales en el torneo invernal 2020-21, don José Manuel Fernández, In Momoriam. Los dos serpentineros terminaron sin decisión.

José Sirí disparó jonrón para empatar el juego 2-2 en la parte baja octavo episodio y un sencillo productor de la carrera del triunfo 3-2 en el décimo acto, en su estadio Julián Javier de San Francisco de Macorís, que colocó a los Gigantes 3-0 en su Semifinal. El miércoles buscarán la barrida cuando vuelvan a enfrentarse en la sede oriental, el Tetelo Vargas de San Pedro de Macorís. El martes descansan.

Robinson Canó disparó un jonrón con uno a borde en el sexto para adelantar a las Estrellas 2-1, luego de que los dos lanzadores del Licey cumplieron sus respectivas jornadas. El batazo dejó sin decisión a ambos pitchers.

Valdez, 35 años, quien solo pudo tirar un episodio con los Tigres en la ronda regular por culpa del coronavirus, salió a su apertura por los Gigantes con conteo de pitcheos controlado, pero apeló a su maestría en el dominio de lanzamientos rompientes para cubrir 5.0 actos en blanco, aisló cuatro imparables -dos sin salir del cuadro interior-, ponchó tres y otorgó una base por bolas.

La transferencia fue al primer bateador del partido, Jeremy Peña, pero Fernando Tatis Jr. se entregó con línea a la inicial y en jugada de corrido y bateo, Valdez ponchó a Robinson Canó y Peña fue cazado en segunda por tiro de Carlos Paulino, para una doble jugada.

Santana, de 37 años, (0-0, EFE 2.61 en cinco aperturas con los azules en la ronda regular), solo le hicieron daño en la segunda entrada. Con uno fuera, Oneil Cruz le disparó un jonrón. Luego, Carlos Paulino le pegó doble y después de abanicar a Abiatal Abelino, recibió un hit al cuadro Sirí, pero sin consecuencia de más carrera.

En lo adelante retiró a los 10  bateadores siguientes, incluidos cuatro ponchados seguidos y cinco de seis en el tramo del tercero y cuarto episodios. Santana terminó su faena con seis ponchados, dos boletos en la primera entrada, toleró cuatro imparables.

Jugando como receptor por los verdes (le recibió a Santana), Michael De la Cruz se fue de 2-0, con un ponche y batea .300 en la serie.

Otros Tigres

Yermín Mercedes con sencillo en cuatro turnos (.300) y Alfredo Simón Cabrera con 1.0 entrada en blanco, un ponchado, fueron otros Tigres que vieron acción en la jornada del lunes feriado, pero en el partido de la Semifinal ‘B’.

Actuaron para los Toros del Este, que se inclinaron 3-1 ante Águilas Cibaeñas en el Estadio Cibao de Santiago. Otro actuante salido de las filas del Licey fue el lanzador importado Austin Bibens-Dirkx, quien no permitió libertades en un inning, para los taurinos.

Los Toros dominan 2-1 la serie al mejor en siete. Este martes es descanso y vuelven a la acción el miércoles en La Romana, hogar de los Toros.

 

 

CÉSAR VALDEZ PRIMER PICK DEL SORTEO, YERMÍN MERCEDES EL TERCERO

Por DiMaggio Abreu

SANTO DOMINGO.- Seleccionado por los Gigantes del Cibao, el experimentado lanzador derecho de los Tigres del Licey, César Valdez, resultó el primer pick del sorteo de reingreso con los equipos clasificados a semifinales del torneo invernal 2020-2021, don José Manuel Fernández, In Memoriam, realizado el martes 29 de diciembre por la Liga de Béisbol Profesional de República Dominicana.

El efectivo serpentinero de lanzamientos rompientes fue señalado de inmediato para formar parte de la rotación del equipo con sede en San Francisco de Macorís, que de las filas azules también se llevó a los relevistas Gabriel Arias en su turno (3ro), de la tercera ronda; y a Ulises Joaquín en su oportunidad (4ta), de la cuarta vuelta de elección.

El receptor de gran bateo nativo de La Romana, Yermín Mercedes, fue escogido por los locales de esa ciudad, Toros del Este, en su turno (3ro), para conformar con Valdez una dupla de Tigres tomada en la primera ronda del escarceo realizado en horas de la tarde por la plataforma Zoom de la LIDOM.

Del tope de 24 jugadores de los equipos descalificados a ser seleccionados por los cuatro semifinalistas, la mitad (12) fueron de las filas del Licey, entre 22 que tuvo disponibles, para un 54 %; y la otra docena fueron de los Leones del Escogido, que inscribió 26 de sus peloteros, para un 46 %.

Toros y Estrellas seleccionaron a cuatro jugadores del Licey cada uno, seguidos por tres de los Gigantes y las Águilas Cibaeñas solo eligieron al lanzador relevista Lisalverto Bonilla, en el turno uno de la sexta ronda.

Las Estrellas se alzaron con el experimentado abridor de Grandes Ligas, Ervin Santana, en el puesto tercero de la segunda ronda; al relevista de las Mayores Hansel Robles, como segundo en la tercera; al receptor Michael De la Cruz de primero en la cuarta; y al lanzador zurdo de bullpen Frank Garcés, tercero en la sexta.

Además del cátcher Yermín Mercedes, el conjunto taurino se adjudicó al líder de juegos salvados de todos los tiempos y originario de ellos, Jairo Asencio, en su chance de primer elegido de la tercera fase; al lanzador importado Austin Bibens-Dirkx como tercero en la quinta; y al derecho Alfredo Simón, que fue el pick 24.

Las escogencia en primera ronda fueron en el orden descendente en el que terminaron los equipos, comenzando por los líderes Gigantes del Cibao. En las subsiguientes tomó primero por el lugar que correspondió en la tabla de posiciones.

Así, luego de que los Gigantes tomaran a César Valdez; el segundo, las Águilas, se llevó al lanzador importado escarlata David Kuviak, los romanenses a Yermín y las Estrellas al pitcher zurdo Enny Romero.

En la segunda, el equipo de Santiago tomó al jardinero Luis Liberato, Gigantes al ‘Jumbo’ Díaz, Estrellas a Ervin Santana y los Toros al pitcher Steven Wilson.

En la tercera, los Toros a Jairo Asencio, Estrellas a Hansel Robles, Gigantes a Gabriel Arias y Águilas a David Paulino; en la cuarta, Estrellas a Michael De la Cruz, Toros a Fernando Rodney, Cibaeñas a Eduard Paredes y Gigantes a Ulises Joaquín.

En la quinta, Gigantes a Jonathan Cheshire, Águilas a Reiner Cruz, Toros a Austin Bibens y Estrellas a Aderlin Rodríguez; y en la sexto, los santiagueros a Lisalverto Bonilla, los francomacorisanos a Melky Mesa, los petromacorisanos a Frank Garcés y los romanenses a Alfredo Simón. (En la foto, César Valdez).

VALDEZ, SANTANA, ASENCIO Y YERMÍN ENTRE 22 DISPONIBLES DEL LICEY PARA EL DRAFT

Por DiMaggio Abreu

SANTO DOMINGO.- Los lanzadores César Valdez, Ervin Santana y Jairo Asencio, así como el tolero Yermín Mercedes, forman parte de una lista de 22 jugadores nativos e importados de los Tigres del Licey que están disponibles para el sorteo con los equipos clasificados para las semifinales de la LIDOM.

La misma fue proporcionada por Operaciones de béisbol del conjunto azul, que dirige el gerente general Junior Noboa y que podrán ser seleccionados por los semifinalistas Gigantes del Cibao, Águilas Cibaeñas, Toros del Este y Estrellas Orientales, junto a los disponibles de Leones del Escogido.

Junto a Valdez, Santana y Asencio, entre los lanzadores disponibles del Licey se citan a Ulises Joaquín, José Mesa Junior, Lisalverto Bonilla, Jonathan Aro, Daniel Corcino, el zurdo Frank Garcés, Hansel Robles, Mauricio Cabrera, Gabriel Arias, Alfredo Simón y Robinson Leyer.

Los jugadores de ofensiva son los receptores Yermín Mercedes y Michael De la Cruz, el jardinero e inicialista Yeison Asencio, los infielders Michael De León, Dennicher Carrasco y Jomar Reyes.

Los importados que dieron el visto bueno para seguir, son el lanzador Austin Bibens-Dirkx y el jardinero Wynton Bernard.

César Valdez, caballo de batalla del Licey los últimos años, quien estuvo dispuesto a lanzar con el equipo esta temporada, pero solo actuó en 1.0 entrada por razones de permiso tardío, sería una de las piezas anheladas en este sorteo.

Lo mismo que Ervin Santana, quien tuvo una buena participación como abridor en su retorno a la LIDOM, después de 12 años de ausencia; así como el record-man de juegos salvados, Jairo Asencio, quien se perdió gran parte de la recortada temporada por una lesión en el costado derecho, pero quien se declaró recuperado a base de “mucho trabajo”.

En la parte ofensiva podría decirse lo mismo con respecto a Yermín Mercedes por su tórrido bateo, de poder y contacto, quien destaca como uno de los mejores de la Liga.

El sorteo será realizado este martes 29 a las 4:00 de la tarde por la plataforma Zoom de la LIDOM, al que tendrá acceso la prensa nacional.

Las semifinales que enfrentan a los Gigantes con las Estrellas y Águilas versus Toros arrancan este sábado 2 de enero. (Foto/Víctor Calvo: Ervin Santana).

LICEY TERMINÓ CON VICTORIA Y ENVIÓ A LAS ESTRELLAS A DISPUTAR EL MINI PLAYOFF

Por DiMaggio Abreu

SANTO DOMINGO.- Los Tigres del Licey ganaron su último partido del campeonato dominicano de béisbol profesional 2020-2021, don José Manuel Fernández, In Memoriam, al vencer seis carreras por una a las Estrellas Orientales, cuya derrota las depositó en el cuarto lugar y tendrán que disputar un mini playoff de tres partidos con los Leones del Escogido (quinto), por un puesto en las semifinales.

El cubano Vladimir Gutiérrez tiró su mejor pelota de la breve temporada a 30 partidos, 5.0 entradas sin hit ni carrera, ocho ponches propinados y dos bases por bolas cedidas, para ser clave en el segundo triunfo seguido de unos Tigres que terminaron en la última posición con 13 ganados, 17 perdidos y se despiden hasta la próxima campaña. Cerraron en su estadio Quisqueya Juan Marichal.

Dennicher Carrasco disparó triple y doble, Eric Mejía y Anderson Tejeda doble y sencillo cada uno, para encabezar la ofensiva de once imparables de un Licey que hizo un ramillete de cinco carreras en la séptima entrada para sepultar las aspiraciones orientales de lograr un cuádruple empate en primer lugar con Toros, Águilas y Gigantes, que le habría evitado al equipo de San Pedro de Macorís disputar el playoff corto (tres juegos) con los Leones.

El glorioso abrió la cuenta en el cuarto episodio contra el iniciador verde, el panameño Andy Otero, por dobles de Mejía y Carrasco, que empujó.

El conjunto azul abrió fuego en el séptimo contra el relevista Pimentel, después de un out. Ramón Hernández soltó sencillo al jardín izquierdo. Luis Barrera se entregó de pitcher a primera y Hernández pasó a segunda, de donde pisó el plato por sencillo de Michael De León. Mejía también soltó imparable y anotó detrás de De León por doble de Tejeda por el campo central. Tejeda llegó al hogar por triple de Carrasco, quien anotó la quinta por sencillo de Narciso Crook.

Las Estrellas se libraron de la blanqueada en el octavo inning ante Elvis Luciano, a quien Gustavo Núñez, Jeremy Peña y Eric Filia, que remolcó, les pegaron sencillos consecutivos. Después de ponche a Domingo Leyba, Ulises Joaquín retiró a Sócrates Brito y Lewin Díaz con rodados, el último para doble matanza.

Frank Garcés aceptó un hit en el noveno, ponchó uno, para poner fin al juego. Elvis Luciano lanzó 2.0 entradas, aceptó par de hits, otorgó un boleto y un  ponche, luego de la brillante actuación del ganador Gutiérrez (1-2).

El perdedor Otero (0-1) completó 5.0 episodios de cinco incogibles, propinó nueve ponches, una base por bolas.

Con su triple y doble, Carrasco impulsó dos carreras y anotó una; Tejeda remitió dos vueltas al plato y anotó una con su doble y sencillo; Mejía anotó dos con su tubey y simple; De León ligó sencillo, anotó y empujó; Crook mandó una al plato con su sencillo; Ramón Hernández anotó por el suyo; Luis Barrera y Sandy León se anotaron un hit.

De las Estrellas, Filia ligó dos de una base, Núñez (anotó), Peña, Brito y Francisco Mejía, un imparable cada uno.

El Licey pegó cifras dobles en hits en los últimos tres juegos, uno de los elementos en que falló durante gran parte de la temporada.

Con la victoria de los Gigantes del Cibao 4-2 en su visita a La Romana ante los Toros del Este, la tabla de posiciones terminó con un triple empate en el primer lugar con 16 victorias y 14 derrotas y cuyo sistema de desempate dejó la situación como sigue: en primero los Gigantes, en segundo las Águilas Cibaeñas y en tercero los Toros. Las Estrellas (15-15) arribaron en cuarto, Escogido (14-16) y Licey (13-17).

Las bases del torneo, modificadas por la pandemia de coronavirus, establecen la realización de una mini serie a tres partidos entre el cuarto y quinto, siempre que al final de la ronda regular existiera una diferencia de tres o menos juegos entre esos lugares. Por tanto, Estrellas y Escogido se las verán en ese match a partir del próximo domingo 27. El ganador enfrentará a los Gigantes en la semifinal “A”, mientras que Águilas y Toros se medirán en la “B”. (Foto/Víctor Calvo: Vladimir Gutiérrez se aprecia sobre las imágenes en disolvencia del receptor Sandy León y el árbitro Ricardo Capois, la noche del miércoles 23 de diciembre 2020).

“HA SIDO EL JUEGO DE MI VIDA HASTA HOY”, PROCLAMÓ NARCISO CROOK

Por DiMaggio Abreu

SANTO DOMINGO  (Licey.com).- “Para mí ha sido el juego de mi vida hasta hoy”, proclamó Narciso Crook sobre su hazaña de convertirse en el primer dominicano y apenas segundo jugador (después de Greg Brock en 1981) que dispara tres cuadrangulares en un partido, a 65 años de ser inaugurado el estadio Quisqueya Juan Marichal de Santo Domingo.

El nativo de Nagua, costa nordeste del país, quien impulsó todas las carreras con las que sus Tigres del Licey se impusieron 8-3 a las Águilas Cibaeñas la noche del martes 22 de diciembre en la penúltima fecha de la ronda regular del torneo invernal 2020-21, aseguró que su hazaña fue sumamente especial y le hace sentir muy orgulloso.

“Todavía no me creo lo que hice, simplemente fui ahí a jugar pelota, a trabajar y jugar duro y salió lo que salió, todo está en la manos de Dios”, señaló durante una conferencia por la plataforma Zoom del Licey, una vez terminado el juego.

Concedió que es la primera vez que en el profesionalismo consigue tal hazaña, aunque en un juego de la universidad de Estados Unidos donde estudio conectó cuatro, “pero para mí eso no cuenta lo mismo, porque no fue en (el béisbol) profesional”.

Y agregó: “En verdad, me siento increíblemente bendecido, mi primer jonrón en la Liga invernal, para mí es un gran orgullo ayudar al equipo a ganar; obviamente, que tuvimos una temporada difícil y hacer algo así, para por lo menos terminar bien”, suspiró.

Describió que su primer batazo para la calle contra el abridor aguilucho Ángel Rondón, lo conectó a una recta en conteo de 3-2; el segundo a Luis Castillo fue a otra recta en cuenta de 2-0; y el tercero no recordaba la cuenta, pero fue a una curva o slider. “Uno no se acuerda mucho cuando sucede eso”, acotó emocionado.

Indicó que cuando hizo el primer contacto no sabía si la bola saldría del parque, por lo que corrió fuerte y cuando vio salió (por los 390 del letf-center), “bajé la guardia”. Luego sus compañeros le aseguraron que desde un principio sabían que salía. En el segundo sí estuvo seguro y lo que le gustó fue que puso al equipo arriba y que sería decisivo.

“Ya para el tercero, fue como quien dice: oh, wao…, esto no me lo creo”, dijo Narciso Crook, quien acotó que el lanzador rival al que conectó el último fue a Wendolyn Bautista, que es muy amigo suyo y con quien luego hablaría, “para reírnos un ‘chin’ (un poquito), pero fue algo increíble”.

Cuestionado si siente que puede jugar regular en esta pelota invernal con el Licey, Crook respondió, que siempre que está en uniforme siente que tiene que demostrar y dar lo mejor de sí.

“Siento que estaba jugando mucho al principio (de la temporada), pero no me fue muy bien; le estaba dando bien a la bola, todo de frente, todo era out; habían otros que estaban teniendo mejores resultados y mi trabajo se convirtió en estar listo para cuando me necesitaran y en varias ocasiones que salí de la banca y me siento bien, porque estaba preparado, estaba listo”, argumentó.

“Para mí soy una parte importante del equipo, puede batear, puedo correr, jugar defensa, para mí siento que tengo que estar preparado siempre; y la meta es jugar regular aquí, ganar un campeonato, no uno sino muchos, pero uno a la vez”, confió el hombre de la jornada en el béisbol invernal dominicano.

Dijo no estar seguro, en un 100 por ciento, de que estaría disponible para el sorteo de jugadores nativos, entre los cuatro equipos que clasifiquen a las semifinales, puesto que ha hablado con su familia y quiere estar más tiempo con ella. (Foto/Víctor Calvo: Narciso Crook al disparar el segundo de tres jonrones la noche del martes 22 de diciembre de 2020 contra las Águilas, primero dominicano que lo logra a 65 años de inaugurado el estadio Quisqueya).