SCIOSCIA, ROSEBORO Y YEAGER, ENTRE MEJORES CATCHERS DE LOS DODGERS

Ken Gurnick

MLB.com

Aquí está nuestra clasificación de los cinco mejores receptores en la historia de los Dodgers.

  1. Roy Campanella, 1948-57

Dato clave: Su marca de 57.4 por ciento poniendo outs a los potenciales robadores de bases sigue siendo el récord de todos los tiempos.

De alguna manera, un miembro del Salón de la Fama y el tres veces jugador más valioso a menudo se pasa por alto como uno de los grandes del juego. Jackie Robinson lo eclipsó como pionero, a pesar de que Campanella fue el primer receptor afroamericano de las Grandes Ligas. Solo Yogi Berra lo igualaba con tres MVP como receptor, pero Campanella jugó con los Boys of Summer, rodeado de miembros del Salón de la Fama. Y su carrera se acortó en ambos extremos, ya que jugó por primera vez 10 años en las Ligas Negras, y luego fue despojado de sus años de ocaso por el catastrófico accidente automovilístico en 1958 que lo dejó tetrapléjico.

Sin embargo, una vez que se le permitió jugar en MLB, Campanella se destacó tanto en el plato como detrás de él. Jugó en ocho Juegos de Estrellas consecutivos. En 1951, ganó el Premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional mientras bateó .325 con 33 jonrones y 108 carreras impulsadas. Ganó su segundo MVP en 1953, remolcando un récord de 142 carreras como receptor, luego un tercer MVP en 1955 mientras conducía a los Dodgers a su primer título de la Serie Mundial.

“Campanella será recordado por más tiempo que cualquier receptor en la historia del béisbol”, dijo una vez el miembro del Salón de la Fama Ty Cobb.

Campanella fue el segundo afroamericano en ingresar al Salón de la Fama en 1969.

“Esto completa mi carrera en el béisbol”, dijo entonces. “Todas mis decepciones están detrás de mí. No hay nada más que pueda pedir en el béisbol”.

 

  1. Mike Piazza, 1992-98

Hecho clave: Segundo en la votación al MVP en 1996 y ’97

Los Dodgers dejaron escapar a futuros miembros del Salón de la Fama como Roberto Clemente y Pedro Martínez, pero el cambio de Piazza en 1998 después de una disputa contractual sigue siendo el mayor error de cálculo en la historia de la franquicia. Piazza ya se dirigía hacia el Salón de la Fama en ese momento, con cinco de sus 12 apariciones en el Juego de Estrellas, cinco de sus 10 Bates de Plata y un Premio al Novato del Año durante su permanencia en los Dodgers.

Sorteado en la ronda 62 del draft de 1988 como un favor a un amigo de la familia, el manager del Salón de la Fama de los Dodgers, Tom Lasorda, Piazza fue un toletero hecho a sí mismo que renunció brevemente como jugador de liga menor debido a la falta de tiempo de juego. También estuvo dispuesto a ir al campamento de la República Dominicana del club en el invierno para refinar sus habilidades defensivas, después de haber hecho la transición a receptor tras ser un primera base en la universidad.

Irrumpió en la escena del béisbol en 1993 con 35 jonrones, 112 carreras impulsadas y un promedio de bateo de .318 en camino a una selección unánime como el Novato del Año de la Liga Nacional. Entre 1993 y 1997, Piazza promedió 33 jonrones y 105 carreras impulsadas por temporada, junto con un promedio de bateo de .337, a pesar de dos temporadas más cortas debido a la huelga en 1994 y 1995. En el ’97, Piazza registró 201 hits, el primer jugador cuya posición principal fue el receptor en registrar 200 hits en una sola temporada.

“Ciertamente es el mejor bateador receptor de nuestra era. Y posiblemente el mejor de bateo de todos los tiempos”, dijo el miembro del Salón de la Fama Tom Glavine.

 

  1. Mike Scioscia, 1980-92

Dato clave: jugó en más juegos (1,441) que cualquier receptor de los Dodgers

Mucho antes de ser parte del equipo de los Angelinos, Scioscia fue un pilar de los Dodgers durante la década de 1980 y el receptor principal en dos equipos ganadores de la Serie Mundial. Probablemente merezca hacer esta lista simplemente por su coraje y disposición para absorber las colisiones más duras imaginables como una barricada de bloquear el plato. Más sutilmente, fue un mariscal de campo consumado y entrenador detrás del plato, trabajando cuidadosamente con veteranos como Jerry Reuss y Burt Hooton, así como con el desconocido zurdo adolescente de México, Fernando Valenzuela, y más tarde, Orel Hershiser.

Scioscia fue un dos veces All-Star conocido más por su defensa que por su ofensiva, y nunca conectó más de 12 jonrones en ninguna de sus 13 temporadas con los Dodgers. Pero el jonrón en el mejor momento de 1988 no fue bateador por Kirk Gibson. Fue conectado por Scioscia, frente al as de los Mets Dwight Gooden, en la parte alta de la novena entrada para empatar el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, que los Dodgers ganaron.

“La última persona que esperarías que diera un jonrón allí era Scioscia”, dijo el manager de los Mets, Davey Johnson, quien más tarde dirigiría a los Dodgers.

 

  1. John Roseboro, 1957-67

Dato clave: jugó en 5 juegos de estrellas como un Dodger

Los números ofensivos no saltan de la página de estadísticas. Para muchos, su momento más famoso fue ser golpeado en la cabeza con un bate por Juan Marichal, en el combate cuerpo a cuerpo más violento de la rivalidad más acalorada del béisbol.

Pero Roseboro también fue el receptor principal de tres equipos de campeonato y dos lanzadores del Salón de la Fama, Sandy Koufax y Don Drysdale. “Con él ahí afuera, sentí que nunca estaba solo”, dijo Koufax al periódico Los Angeles Times. Fue preparado para suceder a Campanella, quien fue mentor de Roseboro antes y después de su trágico accidente en 1958, y duró más de una década.

“Roseboro era la conciencia de nuestro club”, dijo su compañero de equipo Dick Tracewski al autor Steve Delsohn. “Fue una influencia estable. Era un tipo brillante que conocía el juego y cómo manejar a los lanzadores. Era justo con todos. Era un líder callado. Si tenía algo que decir, lo escuchabas. Y como Maury (Wills), haría cualquier cosa para ganar “.

 

  1. Steve Yeager, 1972-85

Hecho clave: Dos veces lideró a la Liga Nacional en porcentaje de atrapados en robo

Lou Brock, la mejor amenaza de robo de bases de su tiempo, llamó a Yeager “el mejor receptor del juego”. Yeager era conocido por un puñado de rarezas: sobrino del piloto de pruebas Chuck Yeager, co-inventor de un protector de garganta utilizado por receptores y árbitros, incluso posando semidesnudo en la revista Playgirl. Pero sobre todo, él era un pilar defensivo en el día en que los receptores eran principalmente conocidos por su defensa.

Jugó en cuatro Series Mundiales, ganando en 1981, cuando compartió los honores de MVP con Ron Cey y Pedro Guerrero, haciendo honor a su reputación como uno de los mejores bateadores a la hora buena en una alineación llena de ellos. Fue lo suficientemente fuerte como para soportar algunas de las colisiones en el plato más violentas de su época, pero se vio ensombrecido en la posición que jugó durante los años de Johnny Bench. El protector de garganta, que desarrolló con el entrenador Bill Buhler, siguió al roce con  la muerte de Yeager, cuando un fragmento del bate de su compañero de equipo Bill Russell pinchó el esófago de Yeager mientras estaba en el círculo de espera.

Déjanos tu comentario