Pedro Guerrero de los Phillies (no, ese no) está tratando de hacer su nombre

Phillies coach Pedro Guerrero signs autographs after the team’s exhibition game against the University of Tampa last week.

Por Mike Sielski
msielski@phillynews.com
CLEARWATER, Fla (The Inquierer). — Pedro Guerrero, el nuevo asistente de bateo de los Phillies, con 28 años, es uno de los entrenadores más jóvenes en las grandes ligas y quisiera hacer su propio camino y nombre en las mayores, si puede.
Es solamente que la ruta que ha tomado y el nombre que tiene han hecho que el trayecto sea más retador e irritante de la cuenta.
Tomen, por ejemplo, su primer y único trabajo como entrenador en el béisbol profesional.
En el 2016, los Dodgers firmaron a Guerrero para ser entrenador de banca para una de las afiliaciones a nivel de novatos, los Raptors en Ogden, Utah.
Fue jugador del cuadro en el sistema de liga menor de los Dodgers por ocho años, bateando .236 en 411 juegos luego de firmarlo del colegio Sor Ana Nolan en San Pedro de Macorís en la República Dominicana.
Su carrera como jugador terminó en el 2013, y los próximos dos años, trabajó en una compañía de construcción cerca de la ciudad de Salt Lake, subiéndose en torres de comunicación para instalar contenedores que encapsulaban y protegían procesadores, recibidores, y otro equipos. “Era frío,” dijo.
Decir que recibía con brazos abiertos la oportunidad de entrenar, en ese tiempo, sería subestimar el grado de felicidad que tendría, y luego de las primeras semanas con los Raptors, Guerrero se entregó a su trabajo.
Él estaba tan consumido en su entrenamiento, que de hecho, le tomó un tiempo darse cuenta de algo: No le estaban pagando. No hubo cheques. No hubo transferencias bancarias. Nada.
Llamó a los Dodgers para averiguar que estaba pasando y le revelaron el embarazoso error. El dinero estaba llegando al tipo que había pegado 171 cuadrangulares y había sido un Todo Estrella cuatro veces de la Liga Nacional para el equipo desde 1978 hasta 1988.
Los Dodgers le estaban pagando a Pedro Guerrero. Solo que le estaban pagando al incorrecto.
“El dio el dinero de vuelta,” dijo el Pedro Guerrero de los Phillies, que no tiene relación al Pedro Guerrero más viejo. “Él fue buenísimo.”
Desde que la temporada muerta concluyó, el nivel de confusión se revirtió sola. El joven Pedro Guerrero empezó a recibir estados de pensión de las Grandes Ligas, a pesar de que nunca pasó un día en las Grandes Ligas. (Los Dodgers eventualmente solucionaron ese problema también).
En los últimos años, dijo, que ha recibido aproximadamente 30 postalitas de pelota en su correo anualmente, Topps y Fleer de 1980, con pedidos de firmas y notas diciéndole que era su jugador favorito de los Dodgers de todos los tiempos.
“Este año, voy a romper el record definitivamente,” dijo el lunes. “Han sido 12 días y ya tengo casi 20.”
Un nuevo enfoque.
En su rol del cuerpo de entrenadores del dirigente Gabe Kapler, Guerrero no necesita ser un destacado Grandes Liga.  Él puede examinar el plano del abanicado del bate de un jugador y hacer sugerencias y recomendaciones, pero él está aquí más para ser consejero, para cultivar un buen ambiente de trabajo, ser uno de los tantos recursos diversos que Kapler y el gerente general MattKlentak quieren tener disponible para los jugadores.
Una mirada a esa filosofía: El martes en el estadio Spectrum, horas antes del juego de los Phillies contra los Tigres, el antiguo dirigente Charlie Manuel estaba detrás de la caja de bateo, hablando con Alex Nakahara, antiguo ingeniero de sistemas de la compañía aeroespacial y de defensa Northrop Grumman, la cual los Phillies contrataron el año pasado para análisis cuantitativo.
Nakahara, como Manuel, vistieron una chaqueta roja de los Phillies. Guerrero se mezclaba entre ese tapiz.
“Lo veo increíblemente vibrante – muy maduro,” dijo Kapler, quien conoció a Guerrero mientras dos de ellos estuvieron en la organización de los Dodgers. “¿Han visto una mejor sonrisa en alguien?
El ilumina la habitación, y la ilumina con su carácter, su integridad y su ética de trabajo. Un tipo como Pedro, radia positividad. Él siempre está viendo un buen ángulo en todo.”
¿La edad lo ayuda a conectar con los jugadores?
“No es realmente mi edad,” dijo Guerrero. “Es más de dónde vengo y lo que he pasado. Del lado latino, puedo hablar español. Tienes que ser un hombre desde los 17, en otro país. Muchas veces lo tomamos por sentado.  Uno es tan joven y vas a un sitio diferente donde no hablas el idioma. No sabes ni donde comer. Todo es diferente. Yo me puedo relacionar a eso.”
Si estas consideraciones le llegan natural a Kapler y Klentak, marcan una pausa rígida de los métodos de la escuela vieja del pasado reciente de los Phillies. “Es algo que no estás acostumbrado en esta organización, pero es bueno al mismo tiempo,” dijo el jardinero RomanQuinn.
“El es casi un veterano, un jugador veterano. Es alguien a quien acudo todo el tiempo.”
‘Quiero estar ahí para los jugadores’
En Ogden, Guerrero dijo que pensaba en los mejores dirigentes y entrenadores que tuvo en sucarrera, consideró las cualidades tenían, y se preguntó cómo podía imitarlas.
En el 2012, jugando para clase A por poco dinero, estaba enviando la mitad de su salario a casa a su esposa y dos hijas, y una complicación con su familia anfitriona lo obligó a buscar un apartamento y cubrir su propia renta.
P.J. Carey y Joe Shoemaker, dos entrenadores por mucho tiempo de los Dodgers, lo ayudaron a navegar ese período tan difícil.
“Quiero estar ahí para los jugadores”, dijo Guerrero, que aspira a ser un dirigente de Grandes Ligas y que su tío es el actual entrenador de banca de los Marineros y antiguo dirigente de los Nacionales e Indios, Manny Acta.
“Puedes estar pasando trabajo, eso es parte del juego. Pero cuando estas pasado trabajo por otra cosa – hay un problema en casa, un problema personal – y esa persona puede darse cuenta de eso, y te impacta mucho. Ese es el tipo de persona que quiero ser.”
En este juego, él se imagina que esa es la mejor manera de hacer su nombre.
En la Liga Dominicana fue seleccionado en la ronda 18 por los Tigres del Licey y en numero 103  en el Sorteo de Jugadores Novatos de 2011, luego su hermano Emilio, de los Blue Jays,  fue también reclutado y pertenece a la misma organización dominicana en 2013.
 
Traducción:
Lionel Senior
(Licey.com)
@MikeSielski |

 

AP PHOTO

This Pedro Guerrero (left) shared the 1981 World Series Most Valuable Player Award with Dodgers teammates Steve Yeager (center) and Ron Cey.

 

 

 

http://www.philly.com/philly/sports/phillies/phillies-pedro-guerrero-dodgers-spring-training-assistant-hitting-coach-national-league-all-star-20180227.html?mobi=true

Déjanos tu comentario

Tu email no será publicado.