Licey dejó en el camino a Santurce en el clásico de 1971


Tany Pérez era una de las grandes figuras del equipo de Puerto Rico que también contaba con Reggie Jackson, Santos Alomar Sr. y Don Baylor, entre otros. (GFR Media)

Por Raymond Pérez

elnuevodia.com

La edición número XIV de la Serie del Caribe de 1971 fue una especial para Puerto Rico en donde no se presentaba este tipo de evento desde el 1958 cuando San Juan fue la sede del clásico beisbolero caribeño por tercera ocasión en su historia (1950 y 1954).

Tras celebrarse la Serie del Caribe en 1960 en Panamá, el evento tuvo un receso entre los años del 1961 hasta el 1970, en que se reanudó el torneo caribeño con la XIII Serie del Caribe celebrada en Venezuela.

San Juan y su estadio Hiram Bithorn fueron la sede de la Serie del Caribe del 1971, que se jugó desde el 6 al 11 de febrero con la participación de los equipos campeones de República Dominicana (Tigres del Licey), Venezuela (Tiburones de La Guaira), el debutante en estos clásicos, México (Naranjeros de Hermosillo) y el local Puerto Rico (Cangrejeros de Santurce).

En entonces Comisionado del Béisbol de las Grandes Ligas, Bowie Kuhn, hizo el lance de la primera bola, en un torneo cuyo formato consistió en seis partidos, cada equipo jugando dos partidos contra sus rivales.

Los Cangrejeros salieron al terreno como el equipo favorito a vencer. Con su cotizado mentor Frank Robinson y unas figuras de alto nivel en las Grandes Ligas como Tany Pérez, Santos Alomar padre, Don Baylor, Elrod Hendricks, Reggie Jackson, Mike Kekich, Jerry Morales, Buck Martínez, Juan ‘Terín’ Pizarro, entre otros, la escuadra boricua ‘metía miedo’.

Sin embargo, el pitcheo de la República Dominicana con Chris Zachary, Reggie Cleveland y los relevistas Pedro Borbón y Chi Chi Olivo fue puro veneno sus rivales: boricuas, aztecas y venezolanos.

Los Tigres del Licey fueron los campeones de la Serie del Caribe del 1971.

Jugaron para marca de 6-0 bajo el mando de su dirigente-jugador Manny Mota.

Zachary tuvo marca de (2-0 con 0.56 de efectividad en 16 entradas), Cleveland (1-0) y Borbón (1-0 con dos salvados) y Olivo (2 salvados).

Si el pitcheo del Licey fue venenoso, su juego ofensivo fue una maravilla, con bateadores como Mota, Jim Beauchamp, Carmen Fanzone, César Gerónimo, Elvio Jiménez, Rafael Robles y Teddy Martínez.

Mota fue el líder de bateo de la serie con promedio de .579 (11-19) y fue electo además el Jugador Más Valioso de la misma y se llevó el premio del mejor dirigente del torneo.

Puerto Rico, México y Venezuela jugaron para marca de 2-4. Los boricuas cayeron dos veces ante República Dominicana y dividieron honores contra México, dirigido por Maury Wills y Venezuela, dirigido por Graciano Ravelo.

Celerino Sánchez, de México, fue líder en jonrones con 3 y en empujadas con 9.

Venezuela contó con jugadores de la talla de José Cardenal, Leo Cárdenas, Pat Kelly, Ed Spiezio, Orlando Peña y Aurelio Monteagudo entre otros. Mientras, México tuvo en su plantilla a Sergio Robles, Zoilo Versalles, Ed Acosta, Francisco Estrada, Héctor Espino y Vicente Romo entre otros.

El siore boricua Milton Ramírez hizo el equipo Todos Estrellas de la Serie del Caribe.

Déjanos tu comentario

Tu email no será publicado.