Manny Acta Aguiazul o Liceylucho?

Da trabajo imaginarlo. Por suerte todavía no lo he visto personalmente con una gorra amarilla. Pero nada. Cosas del beisbol.

Confieso que yo no me veo a mi mismo con una gorra amarilla o con una gorra roja. Es más, en mi closet no hay ni una sola pieza de ropa de alguno de esos colores.

  

Manny debió exigirle a los dueños de las Águilas que para aceptar el cargo debía tener derecho a utilizar una gorra del Licey.

No sé lo que pasó entre el Licey y Manny y no he querido averiguarlo ni lo voy a averiguar. Por favor, no me lo digan. Tendría que darle la razón a uno de los dos lados y no quiero hacerlo.

Pero parece que la decisión no fue fácil. Vean la foto amarilla: todo un Manny barbudo y medio “desbaratao”, preocupado, sobre todo porque sabe que difícilmente la Esquinita de MGM lo defienda en algo, yo no digo atacarlo, pero defenderlo? manny-show-2 Sin embargo, vean la foto azul de la derecha: dinamismo, energía, proyectos, futuro y con un look impecable.

De todas formas, le deseo éxitos a Manny Acta en su nuevo rol amarillo palúdico. Éxitos de todo corazón, en todas partes excepto en dos lugares: el Estadio Quisqueya Juan Marichal y el Estadio Cibao. En esos dos lugares “Vuál Licey”. Quien lo mandó a ponerse una gorra amarilla?

Ahhhh. Y si hace una rabieta y monta un show discutiendo alguna jugada el primero que se va a parar de su asiento a echarle tremendo Buuuuuuuuuuuuuuuuuu seré yo, aparte de recolectar vasos y botellas plásticas para que otros se las tiren (no caigo en gancho).

Nada. No queda más remedio que acostumbrarse a ver a Manny con su gorra de la fiebre amarilla, la ictericia y el paludismo. Vi a Alonso Perry y a Chichí Olivo con gorras verdes y no me morí.

Los conceptos aquí emitidos son de la exclusiva responsabilidad de su autor.

mgilmejia@gilmesa.com

Déjanos tu comentario

Tu email no será publicado.